Habéis escuchado hablar mucho de la sanación de útero, tanto hombres como mujeres. Y hoy hay muchas meditaciones y muchas conexiones con el útero de la mujer.

Gracias a esto estamos llegando a niveles profundos de nosotras mismas.
Es importante saber que el útero es “Uno”.
Es como si hubiera un gran útero y cada uno de los úteros dentro de cada mujer son fractales de aquel primero que se pueden conectar a ese gran útero.

En el útero se guardan las memorias de dolor de esta vida y vida pasadas, por tanto, los abusos, manipulaciones, las veces que hemos hecho el amor sin realmente estar preparadas ni tener ganas de hacerlo. Todo eso, crea bolsas de dolor internas, memorias bien guardadas que si tenemos en cuenta que “somos un solo útero”, digamos que el dolor de toda la humanidad puede alojarse en él. Y cuando nos trabajamos de manera individual con sanaciones de útero, lo estás haciendo por ti y por todas.

¿Por qué es tan importante hacer una sanación de útero en pareja? Sea o no tu relación de pareja, tu amigo, o ni siquiera lo conozcas.
Porque esas memorias nos afectan tanto a uno como a otros, son memorias de toda la humanidad, y el útero, es la matriz, la matriz, es de todos, de ella viene la Vida. Y el hombre es el sostén. Y además, para bajar la Vida aquí a la tierra, primero pasa por el hombre, desde su placer.

Cuando un hombre entra en esta intención de sanación, siente cosas que no puede explicar, porque al mismo tiempo que está sosteniendo a una mujer a tener su proceso, está sanando él, sus memorias con el propio útero de su madre; entiende a un nivel muy profundo su sostén como hombre; y también sana memorias propias de su pene, porque también conlleva memorias de rechazo, de vergüenza, entre otras. Y así lo empieza a mimar para ser una verdadera vara de luz cuando penetre en una mujer.

Esta sanación que vamos a hacer ahora, es externa y energética, pero se notan los cambios cuando se hace el amor porque se van a abrir puertas que hasta ahora no conocías. Y el pene, que es sabio, al sanar, irá a esos lugares de dolor internos de la mujer.

Por si aún no te has decidido, hombre, te ayuda a estar en tu lugar, abrir muchas puertas al placer y se hace un trabajo muy profundo para ambos.

Carol Rodríguez