El origen de la Vida comienza por Ella. Nuestra energía de Vida comienza por Ella, la Sexualidad Sagrada, comienza por Ella, el orden subconsciente del Sistema Familiar.

Muchísimas gracias mama…

Gracias por darme la Vida, gracias por sostenerme en tu vientre… a pesar de todas tus cargas. Gracias por llevarme en ti a pesar de tus dudas, tus miedos, tus condicionantes sociales, tus bloqueos, tu revolución hormonal… Me has dado la Vida…

Y quiero pedirte perdón, perdón por haberme llevado tantos años sin darme cuenta de esto… sin darme cuenta de cómo has sufrido por ser tan rebelde, no mirarte a los ojos como la madre que eres y creer que yo podía más que tu… que lo que tú has hecho en tu vida no me gustaba… y ante ese rechazo se me ha repetido una y otra vez lo mismo… todo lo que viviste tú, y, tal vez, más aún…

Lo siento mamá… perdóname porque mi rebeldía te ha llevado a una absoluta incomprensión e impotencia, y probablemente a preguntarte mil veces que has hecho mal en tu vida conmigo para que yo te salga así. Tal y como yo me estoy preguntando continuamente que he hecho mal para no tener mi Vida encauzada… para que el hombre que deseo nunca llegue y se repitan los mismos patrones una y otra vez de falta de compromiso, abandono y conflictos…

Perdóname por haberme enfrentado a ti continuamente, alejarme, irme a la otra esquina de la ciudad, dejar de hablarte, buscar reconocimiento continuo, buscar madres sustitutas en todas la mujeres mayores, incluso en amigas que han aceptado mi juego subconsciente, en lugar de mirarte y honrarte como la madre que me ha dado la vida, porque eres mi Única y verdadera madre…

Y ya no quiero buscar más fuera, ya estoy tan cansada de seguir corriendo, de un lado a otro… en lugar de agradecerte que me hayas dado este cuerpo, estos ojos, este sentir hermoso, esta Vida que estoy pudiendo vivir y ahora empiezo a saborear…

En la medida que acabo mi guerra contigo, se acaba la guerra conmigo misma… porque no hay más, Mama… Te amo desde lo más profundo, y desde lo más profundo… por no honrarte, quería salvarte, y por salvarte, la propia impotencia que has sentido de esta rebeldía mía, sin sentido. Has enfermado de dolor, y por seguir sin verlo y querer seguir salvándote, he cogido tu propia impotencia creada conmigo…

Todo por cojones, porque yo puedo, porque yo valgo… hacia la Vida, sin mirarte… sin tomarte, sin tomar la vida de ti… Cuando es tan fácil cuando simplemente te miro, me dejo caer, me rindo, y tomo la vida que me has dado, el destino que llevo, el cuerpo hermoso que me has dado…

Lo siento mamá, siento tanto dolor y tanta rebeldía que ha habido, casi acaba con las dos…

Ahora solo quiero tomarte, rendirme ante ti, agradecerte profundo lo que me has dado y me sigues dando continuamente… estar ante ti desde el agradecimiento por la Vida, no desde la Salvadora o la niña rebelde.

Dejaré de correr, de huir, de luchar… me quedo en tu regazo, agradecida profundamente a haberte elegido como madre porque como Alma, has hecho un sacrificio de dolor inmenso para que yo evolucionara… incluso estabas dispuesta a enfermar para que pudiera llegar a donde mi Alma estaba pidiendo…

No tiene explicación ni  palabras hasta donde el Ser interno y la sabiduría puede llegar en este juego para que evolucionemos con lo que hemos pedido antes de bajar… Mamá te amo profundamente, ha sido tan duro, y yo misma me lo he puesto y tú lo has aceptado… Te amo…

Cómo voy a poder amar a un hombre si no te amo a ti primero. Esos Te Amo son irreales, y aunque crea sentirlos, sólo siguen formando parte del mismo juego, de la necesidad de que me mires como yo quería que me mirases, sin aceptar todo lo que me estabas y me sigues dando… Cómo he podido ser tan necia?

Cómo puedo pensar que soy más grande que tú? Que sé más, que puedo más? Si yo no estaría aquí si no fuera por ese acto de Amor profundo que hiciste de traerme a esta vida Mamá.

Vuelvo a darte las gracias una y otra vez, y ahora solo quiero vivirla y ponerme al servicio de ella… dejar que me sorprenda… sabiendo que tú estás ahí porque eres el testigo de mi vida, la vida que tu creaste.

Ha sido tan necio fijarme solo en todo lo negativo, lo que no me gusta, lo que me dices, lo que me criticas… Claro… el vivo reflejo de lo que yo te he enjuiciado, criticado a nivel interno, rechazado… Si te rechazo, tu criticas mi cuerpo, mi manera de alimentarme, me dices cosas que me duelen… Es tan lógico… ahora puedo verlo Mamá. Porque no puedo salvarte, aunque me lo crea, Tu eres más grande que Yo porque estabas antes que yo en la Vida y siempre será así.

Quedarse solo en este juego absurdo de cosas ridículas y no ver el trasfondo de Amor profundo, nos desconecta de la Vida. Y yo, por fin, me he decidido a VIVIRLA con todas las consecuencias. Desde mi Adulta le DIGO SI A LA VIDA!!

Gracias Mamá, gracias por darme la Vida